Siempre te dicen eso de que no te encariñes, que solo es otra más y que hay más en el mundo, pero yo la quería y creía en ella, pero por desgracia me falló en lo más importante: funcionar bien.

Llevo un tiempo haciendo un seudoprograma dedicado al mundo gamer donde enseño juegos y hablo de ellos o en relación a ellos, es una idea derivada de un proyecto televisivo que tengo diseñado de lo que podría ser un programa dedicado al mundo de los videojuegos, por eso digo lo de ‘seudo’.

El caso es que me embarqué y me subí a la plataforma que yo mejor creia que encajaba conmigo y mi idea, Twitch.tv una plataforma-redsocial donde se retransmiten partidas de videojuegos y la gente que te mira puede chatear contigo y con más gente, ¿qué mejor sitio para hacer un seudoprograma de yo jugando? Era perfecto.

Era… en pasado…

Esta plataforma a tenido un éxito abrumador, las consolas la han adoptado como el medio para hacer las retransmisiones de sus consolas nextgen, los eventos y ferias hacen sus retransmisiones en ella e incluso webs de videojuegos hacen miniprogramas allí ya. Es un puto éxito, así de claro.

¿Y qué viene detrás del éxito? Alguien interesado en arrimarse a ti para sacar beneficio, este ha sido YouTube la cual parece ser que le gusto lo que hacia, la cogió de la estantería y al pasar por caja pago sus 1mil millones. Hasta aquí hasta yo me alegré de que la plataforma más importante de videos online quisiera tener a Twitch, pero algo está pasando…

Lo que está pasando es que hay muchos cambios que parecen estar relacionados con los derechos de autor… pero mejor que leerlo te lo cuento en este vídeo: